moonsp~1.gif (2545 bytes)

MOONSPELL en Cemento, 17 de abril de 1998

!Todo El mundo A Pecar!

MOONSPELL 17-04-98 - Cemento

¿Moonspell en Bs. As.? Nunca me lo hubiera imaginado. Después de Paradise Lost, el quinteto portugués representaba la primera banda realmente importante dentro del género gothic/black/doom en pisar nuestras tierras, por lo que las expectativas eran enormes. Y a pesar de que no soy muy partidario del nuevo camino que el grupo decidió emprender, no podía esperar a escuchar alguno de los clásicos de sus primeros trabajos. La complicada tarea de abrir el evento le correspondió a Pandemia, que volvía a presentarse luego de un extenso receso y a manera de presentación oficial de su largamente postergado primer CD, ‘Prana Sempiterno’.

Su propuesta (ahora definitivamente volcada hacia un doom muy atmosférico y conmovedor) era la que más se adaptaba a las circunstancias. ¡Y vaya si cumplieron! Dejando de lado los lógicos problemas de sonido y acústica, la performance de la banda fue impecable. Guata desgarra su garganta con pasión y sentimiento (además de ofrecer tipos de voces diferentes, entre ellos recitados y pasajes melódicos)." El tipo se para delante del micrófono y te hechiza con su imagen, te atrapa con su furia y te emociona con la angustia que transpiran las poéticas letras. El resto hizo lo suyo sin problemas, destacándose Susana y su ya habitual facilidad por crear etéreos climas en teclados. Luego de pocos minutos, y para sorpresa de todos, Nepal se apoderaba de las tablas. La banda de Larry Zavala estaba prevista en tercer lugar, y su oferta era la menos apta para este tipo de eventos. A pesar de todo, se desenvolvieron sin problemas y hasta agregaron un tecladista invitado para presentar un par de temas de su último trabajo. Le llegó el turno a Sauron. La banda de los Larralde me sorprendió con una peculiar combinación entre un rock setentón (con toques sabbathianos), y un poco de los actuales sonidos alternativos. La voz de Pato es la que se lleva las palmas, siendo a su vez muy atípica, personal y desbordante de sentimiento. Como broche de oro, invitaron a subir al escenario a "un gran amigo", que resultó ser Walter Meza (de Horcas) finalizando con un duelo de voces un set más que correcto. Era entonces la hora de Moonspell. Cemento estaba a menos de la mitad de su capacidad y la gente comenzaba a pedir a gritos la aparición de los licántropos. Pocos minutos después de la 1:00, se dieron el gusto. NOS dimos el gusto; porque una cosa es editar un álbum como "Sin/Pecado" (que no termina de convencerme), y otra muy diferente es arrancar con ‘For A Taste Of Eternity’, ‘Opium’ y ‘Midnight Ride’ seguidos y enganchados. Y entonces me compraron para el resto de la noche. NOS compraron. El lugar estallaba de alegría. Todos gritaban, saltaban y coreaban las letras. Apoyados sobre una sencilla escenografía con espinosos tallos de rosas (¿alguien mencionó a Type O Negative?), los oscuros muchachos se despacharon con un show arrollador y contundente, y hasta el sonido resultó ser más que aceptable. De a ratos, Fernando parecía estar un tanto cansado, pero se lo notaba contento y entusiasmado; al igual que el batero Mike Gaspar, que se paraba todo el tiempo sobre los fierros de su instrumento y demostró ser el verdadero sustento de energía para toda la banda. Fue cuando presentaron el primer tema nuevo (en este caso, ‘2econd Skin’), que la adrenalina dejó de fluir con tanta intensidad. La gente apenas se movía. Y es que las nuevas canciones no tienen ni la mitad de la energía que el material más antiguo; y a pesar de que en vivo suenan bastante más pesadas (con mayor preponderancia del doble bombo), la cosa no terminaba de despegar. Como ejemplo bastaron ‘Eurotica’ y ‘Magdalene’, que prácticamente carecen de guitarras, y definitivamente no son composiciones aptas para presentar en vivo. Lo gracioso es que la banda parece darse cuenta de este detalle, y me dio la impresión de que dejaron algo del material nuevo en el tintero para contraatacar con ‘Ruin And Misery’, ‘Raven Claws’ (con voz femenina emitida desde la consola) y ‘Mephisto’. El único momento en el cual el público pareció sucumbir ante la actual propuesta, fue con ‘Abysmo’. De repente, y dejando a todo el estadio pasmado, a Fernando se le ocurre preguntar ‘¿alguno de ustedes conoce a un señor llamado Ozzy Osbourne?’ ¡Y se mandaron con ‘Mr. Crowley’! ¿Hace falta decir que nadie lo podía creer? La banda se acababa de meter al local entero en el bolsillo. Y lo remataron con ‘Vampiria’. Sucumbimos. Nos entregamos por completo. Vinieron los bises. ‘Awake’ y.... ¡’Alma Mater’! Estaba todo dicho. Era el cierre perfecto. Me habían comprado, rematado y vuelto a comprar. Pero no. No era todo. ‘Este es nuestro verdadero último tema por esta noche’, dijo Fernando, para a continuación arremeter con un ¡¡¡’Fuuuullll... Moooooon... Maaaaddnesss’!!! Y la alegría fue absoluta. Nos sentimos todos parte de una sedienta manada de licántropos aullándole salvajemente a la luna. Habíamos sido testigos de una velada perfecta.

Esteban Medaglia. Revista Epopeya, Nro 14, Mayo 1998.

 

"Bueno, vayamos al grano , la noche del viernes presentaba un menú muy difícil de pasar por alto. Tres bandas nacionales de lo mejorcito que hay en el país y una banda extranjera (en este caso Moonspell), portugueses para ser mas exactos; que despertaba mucha ansiedad por verlos en vivo. Sobre todo para aquellos (nos incluimos) que los descubrieron en ese sensacional disco que fue ‘Wolfheart’. La noche la abrió ( o la rompió según el ojo con que se mire) PANDEMIA con su música tan hipnótica, Pandemia con el tiempo se a convertido en una banda de culto tocaron temas de su reciente disco debut ‘Prana Senpiterno’, y dejaron a todos con ganas de mas. Es un lujo en estos días presenciar un show de Pandemia y eso que subieron a tocar casi sin probar sonido. La noche había empezado de lo mejor.
MOONSPELL
17-04-98 - Cemento

Le siguió el turno a los NEPAL y aquí una se pone contento porque después de tanto lucharla esta gente tuvo su recompensa. Tocaron una media hora totalmente al mango, donde tocaron temas de Manifiesto (su excelente ultimo disco) y también temas de sus anteriores trabajos. La verdad Nepal esta pasando uno de sus mejores momentos. No Pudimos ver el show de SAURON, pero por el entusiasmo con que quedo la gente al final de la actuación que dieron, no tienen que haber defraudado. Y .......por fin llegó el plato fuerte de la noche, con una intro muy climática, dispuestos a volarnos la peluca. Salió MOONSPELL y vaya si lo hicieron, tocaron temas de sus últimos trabajos, dejándonos satisfechos a todos. Tal vez para mi gusto faltaron mas temas de ‘Wolfheart’, pero bueno...no todo se puede. Los portugueses son muy solventes en escena, tal vez un poco fríos a la hora del contacto con el publico. Los temas pertenecientes al nuevo albúm ‘Sin / Pecado’ poco y nada conservan de aquel primer sonido, hoy suenan quizás hasta mas modernos, pero no por ello exentos de calidad. Desfilaron buenas interpretaciones de temas como ‘Opium’, ‘Magdalene’, ‘Mefisto’y tal vez los dos temas mas pedidos de la noche , los gloriosos ‘Vampiria’ y ‘Alma mater’, con la gente totalmente en trance, debido al particular clima que crea Moonspell al tocar su música. A me olvidaba , también tocaron el clásico de OZZY ‘Mr.Crowley’, en una versión muy ‘Moonspellizada’. Bueno Moonspell dejó un gran recuerdo en nuestras almas, y todos pedimos que vuelvan una vez mas, pero eso si: que la entrada no esté tan cara."

Gustavo Aranda, Fanzine Orgus Nro 3, Mayo 1998

 

<<< VOLVER